Ciclo del agua

El agua es la sustancia fundamental para la vida en nuestro planeta.

El constante y milenario ciclo natural del agua pasa a través de la evaporación de los mares, ríos y lagos, hasta alcanzar las nubes condensadas en el cielo. Luego, desde la atmósfera el agua vuelve de nuevo a la tierra, y se disuelve en lluvias, nieblas y nieves… Y vuelta a empezar. El agua, al volver a caer sobre la superficie terrestre, se infiltra en el terreno, y pasando entre distintos tipos de roca, arcilla, caliza, y piedras volcánicas se depura y se remineraliza. Desde la revolución industrial hasta hoy el hombre ha seguido introduciendo en la atmósfera y en el terreno cada vez más agentes contaminantes, orgánicos e inorgánicos: fertilizantes, abonos, residuos químicos, hidrocarburos, y sustancias sintéticas incluso desconocidas por la misma naturaleza.

Todo ello ha provocado una contaminación de las faldas acuíferas cada vez mayor, lo que ha ido neutralizado cada vez más la acción depurativa del suelo; además, la introducción en la atmósfera de gases y humos causa una absorción de los mismos por la lluvia, lo que lleva a una recaída de las sustancias dañinas al suelo, y consecuentemente una mayor contaminación. Nuestro cuerpo está compuesto en más del 70% por agua. El agua que bebemos tiene una influencia determinante en las funciones vitales de nuestro organismo.

Beber agua químicamente y orgánicamente pura es sinónimo de salud y bienestar para nosotros y nuestros hijos. El agua dispensada por los sistemas ECOLINE asegura agua clara, limpia, pura y sobre todo ENERGIZADA, gracias al exclusivo y fantástico depurador de agua de ósmosis inversa ENERGY TD. Gracias a una perfecta purificación de todos los contaminantes, este equipo consigue añadir al agua la correcta cantidad de oligoelementos necesarios para nuestro organismo.