Soluciones dispensadores de agua del grifo

Las razones por las que elegir un dispensador de agua del grifo

Ahorro inmediato para sus negocios

Hoy en día, los dispensadores de agua potable tratada son muy comunes en bares, restaurantes, viviendas, y lugares de trabajo. No es ninguna sorpresa servir agua en jarras en un restaurante. Aun así, como mucha gente sigue refunfuñando un poco afirmando que “me la cobran, aunque es agua del grifo…”, hay que considerar el tema partiendo de este aspecto negativo.


Para contestar de manera adecuada, hay que partir de unos datos objetivos:

• La calidad del agua potable en Italia es medianamente elevada. Los manantiales, los pozos de captación, y los embalses hídricos no corren ningún peligro de contaminación por la presencia de cultivos intensivos, o industrias contaminantes.
• El agua presenta una composición salina no elevada, con una dureza que nunca sobrepasa los límites consentidos.

¿Por qué tratar el agua, para luego servirla en los restaurantes?

Es muy sencillo. Un agua potable de calidad elevada no siempre le gusta a todo el mundo para beber. La gente va al restaurante para degustar unos platos y unas comidas, y beber un buen vino, acompañándose con agua. Basta con que ésta tenga un sabor, regusto, o un olor desagradable, a pesar de ser de muy buena calidad, para que pueda estropear la armonía de una cena o de un almuerzo.

Los organismos relacionados con los acueductos, una vez extraída el agua, llevan a cabo un tratamiento, y antes de introducirla en las tuberías, le añaden una cobertura de cloro, lo que evita el crecimiento microbiológico en la red de distribución. El sabor y regusto derivan por tanto de una necesidad sanitaria. La red de tuberías no es nueva, habría que renovarla, y por desgracia las antiguas tuberías de hierro, así como las cisternas de acumulación, no contribuyen a preservar una calidad elevada del agua.

Para los restaurantes contamos con un sistema de filtración que elimina olores, sabores y turbiedad, y compuestos con base de cloro; además está equipado con una lámpara de rayos UVA que asegura la esterilidad del agua. El sistema está comprobado y validado según Ley. Disponer de un buen sistema de filtración no es igualmente suficiente, el mantenimiento periódico y la sustitución de piezas de consumo juegan un papel fundamental para conservar la eficacia del dispensador del agua del grifo, y garantizar la calidad del agua suministrada.

¿Cuándo y cómo realizar el mantenimiento de los dispensadores de agua?

El sistema de filtración tiene que disponer obligatoriamente de un cuentalitros, que controla la cantidad de agua tratada y avisa cuando es el momento de sustituir los cartuchos filtrantes. No sólo hay que cambiar los filtros y las partes de consumo al menos cada 6 meses, sino que también hay que proceder a la limpieza e higienización de las tuberías con los productos adecuados, durante cada sustitución.

¿Qué agua podrán servir a sus clientes?

El agua servida en bares, restaurantes, y comedores está fría, y para los fanáticos de las burbujas, con gas. Los equipos de filtración están equipados con sistemas que refrigeran y añaden CO2 para crear las burbujas, los así llamados gasificadores refrigerantes. El gas no es el dióxido de carbono común, sino el E290, es decir el dióxido de carbono alimenticio.

Es el momento de cambiar

Todo lo anteriormente explicado sirve para indicar las razones por las que el agua que se sirve en las mesas no es la misma que sale del grifo del fregadero. A lo largo de los años hemos instalados cientos de equipos, consiguiendo reducir de manera significativa la cantidad de camiones y furgonetas que transportan agua (inútilmente). Se ha podido reducir drásticamente la cantidad de plástico para eliminar; un buen resultado para el medio ambiente. Por todo ello, tenemos la tranquilidad de poder proponer nuestra agua del grifo tratada. Nuestro servicio de asistencia a los clientes no es nada improvisado, sino que cuenta con personal de larga experiencia en el sector.